Frecuentemente ante el diagnóstico de quistes ováricos, e incluso, antes de acudir al médico, se tiende a consultar a vecinas o familiares por los famosos "consejos de las abuelitas" para estas patologías.

La realidad es que aunque muchos no son ciertos, existen otros remedios caseros que podrían aportar beneficios al tratamiento de esta patología, especialmente para calmar síntomas como el dolor, desintoxicar el organismo y suministrar nutrientes que pueden ayudar a restablecer el eje hormonal del cuerpo, cuya afección es la principal causa de quistes ováricos entre las jóvenes.


Dentro de la gran gama de sugerencias que escucharas para ayudar a mejorar los quistes ováricos, las opciones naturales van desde cambios en el estilo de vida y hábitos alimenticios hasta verdaderos brebajes que tendrán resultados diferentes de persona a persona.

Desde lo más básico, debemos comenzar por mejorar la dieta.

Algunas fuentes culpan al consumo excesivo de carnes rojas como factor importante en la aparición de quistes entre las niñas y adolescentes, explicando que el tratamiento que se le da al ganado para aumentar su tamaño y peso, repercute en la salud de los consumidores.

Aunque esta “teoría” no esta del todo explicada, serias investigaciones delatan que el consumo excesivo de carne roja se relaciona con algunos tipos de cáncer como el cáncer de colon. El consumo de vitaminas resulta altamente favorable.

Se ha demostrado que el tener niveles adecuados de vitaminas B y E, ayuda a equilibrar la producción hormonal, prevenir y reducir los quistes. Estas vitaminas las podemos encontrar en frutas frescas, vegetales de hojas verdes, legumbres y granos integrales.


También un adecuado consumo de fibras ayuda a combatir los síntomas como constipación y dolor abdominal. Otro aspecto es el almacenamiento de las comidas. Los envases plásticos comunes en los que se guardan los almuerzos contienen “xenoestrógenos”, moléculas con efecto hormonal que pueden pasar a los alimentos sobre todo cuando se calientan en el microondas o se exponen al calor.

Es preferible el almacenamiento de las comidas y alimentos en envases de vidrio. La ingesta de líquidos es fundamental para mantener un correcto estado de hidratación. Este es un consejo que se puede aplicar a diversos padecimientos.

El agua contribuye a la filtración renal de los compuestos que deben ser eliminados del torrente sanguíneo, además el agua es el medio en el que las células desarrollan sus procesos y reacciones. Del mismo modo, se recomienda evitar el café, refrescos y bebidas alcohólicas.

Estas consideraciones en la alimentación sumadas ejercicio físico regular, como por ejemplo practicar yoga, previenen muchas patologías además de los quistes ováricos, y mejoran la calidad de vida.

La inclusión de una actividad física regular a la rutina diaria ayuda a regularizar los ciclos hormonales, incluyendo las hormonas sexuales.

Los ejercicios aeróbicos, es decir ejercicios que dependen del aporte de oxígeno, aquellos que tiene una gran exigencia cardiovascular, tienen muy buenos beneficios.

Este tipo de ejercicio ayuda a equilibrar las grasas corporales y con ello disminuye considerablemente de la formación de andrógenos en la piel y el tejido adiposo, algo muy frecuente en el Sindrome de ovarios poliquisticos.

Igualmente, un ejercicio constante equilibra los ciclos menstruales y puede ayudar a la reducción y desaparición de los quistes funcionales. Cuando se tienen quistes de gran tamaño es prudente evitar hacer grandes esfuerzo puesto que puede predisponer a la torsión o rotura del mismo.

Los remedios homeopáticos, por su parte, emplean remedios a base de hierbas para mejorar la salud de los ovarios mediante preparados con arsenicum, belladona y apis mellífica.

La centella asiática ha sido ampliamente recomendada en la patología quística y es utilizada en diversas patologías ginecológicas.

Tiene un gran potencial desintoxicante dada su gran cantidad de antioxidantes, por lo que aporta un gran beneficio al mantenimiento del equilibrio interno. En similitud a lo anterior, también se cuentan con algunos remedios chinos, los cuales se enfocan en la curación a través de tres puntos, la utilización de hierbas, la dieta y la acupuntura.

Estos remedios buscan llevar al cuerpo a su estado de equilibrio natural sin forzar cambios en el mismo. Se postula que gracias a la regulación del metabolismo interno lograda con estas prácticas, muchas mujeres han encontrado solución a su padecimiento de quistes ováricos.

Se ha sugerido como tratamiento el consumo de ciertas enzimas (proteínas que aceleran reacciones químicas en el organismo), las cuales pueden hallarse en alimentos, productos naturistas o incluso en medicamentos.


Existen varios tipos de enzimas y cada una proporciona un beneficio diferente, las más relacionadas con el control de los quistes ováricos son la bromelina, la quimiotripsina, la pancreatina, la papaína, la rutina y la tripsina.

Se puede utilizar un producto que contenga una mezcla de todas estas enzimas para mejorar la salud del ovario.

Del mismo modo, la deficiencia de algunos micronutrientes y oligoelementos, como el yodo puede ser el problema principal detrás de los quistes ováricos.

El yodo es empleado por la glándula tiroides para la producción de sus hormonas, las cuales controlan muchas funciones en el organismo, y mantienen en equilibrio el metabolismo.

Su deficiencia ocasiona enlentecimiento de los procesos corporales y baja actividad. En casos en los que exista sospecha de trastornos tiroideos, lo más recomendado es consultar al especialista.

Entrando en materia de remedios caseros y consultando a las abuelitas, ciertas infusiones y preparados a bases de plantas medicinales pueden tener beneficios en el tratamiento de éstos padecimiento ováricos, vale mencionar a continuación algunos.

El aceite de castor o aceite de ricino, es un remedio de primera elección para calmar el dolor debido a los quistes. La mujer debe recostarse en una posición cómoda y se aplicará el aceite en el abdomen bajo dando masajes suaves.

Adicionalmente el colocarse una compresa tibia en la misma región potenciará el efecto. Se puede aplicar esto varias veces al día cuando se presenten los episodios dolorosos. También es útil para los cólicos menstruales.


Este es un aceite que tiene grandes beneficios para la salud, es un aceite ligero de sabor delicado y textura suave, muy popular en asia, aunque gracias a sus propiedades se ha hecho popular en todo el mundo y es fácil de encontrar en tiendas naturistas.

Sus propiedades antioxidentes son grandes aliadas para las mujeres con quistes, contiene vitamina E, calcio, zinc y magnesio, todos oligoelementos que mejoran el cuadro.

De la misma manera posee propiedades desinflamatorias que ayudan a aliviar el dolor provocado por los quistes, este puede frotarse en las manos hasta que se calienten levemente y luego sobre la región pélvica con movimientos circulares, especialmente durante los momentos en que el dolor se intensifica.

Su contenido de acidos grasos esenciales como los omega 3 y omega 6 ademas de ser un protector cardiovascular, ayuda a regular el metabolismo de los lípidos, reduciendo el colesterol malo, algo de gran ayuda en los casos de ovario poliquistico.

La recomendación para tomarlo es una cucharadita de postre en ayunas y una antes de dormir, en unas 6 a 8 semanas comienzan a verse sus efectos. Igualmente la aplicación local como ya se explicó es una opción.

Otro remedio es el té de manzanilla, su una acción sedante produce una sensación relajante, reduciendo las molestias y el dolor ocasionados por los quistes ováricos.

Algunos postulados indican que la manzanilla mejora el flujo uterino y regula los ciclos menstruales, por lo que también sería beneficioso en estos casos.Se prepara una taza de té de manzanilla y se disfruta tibia añadiendo azúcar o miel al gusto.

Continuando con las hierbas, tenemos el regadiz, rica en fitoestrógenos, lo cuales son compuestos similares al estrógeno de origen vegetal, que por su estructura parecida a la hormona femenina, protege los sitios de unión de los estrógenos de los efectos nocivos de los productos químicos tóxicos que intervienen en la génesis de los quistes ováricos.

Otro beneficio, es el aporte a la función hepática y a la desintoxicación corporal, contribuyendo a mejorar el equilibrio hormonal.

Otra hierba empleada para reducir el dolor de los quistes ováricos es la shatavari, sus raíces contienen saponinas y flavonoides, compuestos vegetales que funcionan como tónico uterino y estimulan a los órganos reproductivos a funcionar normalmente, pudiendo emplearse en el tratamiento del síndrome premenstrual, y hasta en la menopausia, ya que reduce los espasmos uterinos y alivia el dolor asociado con los quistes ováricos.

También el aloe vera tiene un efecto beneficioso para la función general del cuerpo, como limpieza y purificación de los tóxicos del organismo, además de su efecto antiinflamatorio.

Se puede combinar con otras plantas como la raíz de maca (Lepidium meyenii), conocida como “hierba de la fertilidad” en función de que estimula a la producción de hormonas femeninas como progesterona.

La raiz de Cohosh negro, conocida también como Actaea racemos, es otra planta empleada. La misma ayuda a la regulación del ciclo menstrual y disminuye los calambres menstruales.


Otras hierbas que ayudan a purificar el organismo y mejorar el funcionamiento del eje hormonal son las semillas de cardo mariano (Silybum marianum), la raíz de ñame (Dioscorea villosa), y el trébol rojo, el cual equilibra los niveles de estrógeno y progesterona en el organismo, previniendo la aparición de quistes.

Estos tratamientos con infusiones de hierbas medicinales requieren al menos 6 semanas para evidenciar algún efecto.

Si prefiere los jugos en lugar del té, el jugo de remolacha es otra opción.
Este vegetal contiene betacianina, un nutriente que favorece la función hepática para la purificación y desintoxicación del organismo de una manera eficiente.

Además su naturaleza alcalina, alivia o neutralizar el exceso de acidez en el organismo.

Del mismo modo, se ha recomendado el vinagre de manzana para reducir los quistes ováricos por su contenido de potasio. Se toma uno o dos vasos de un preparado de una cucharada de vinagre de manzana en agua fría a diario, hasta que desaparezcan los quistes.

Otra opción es el jugo de jengibre, con propiedades antiinflamatorias analgésicas.

Se puede mezclar con apio, manzana o piña y tomar un vaso diario.

La linaza igualmente aporta beneficios en la regulación de los niveles de estrógeno y progesterona que ayudarían a prevenir la formación de los quistes, además son ricas en fibra que favorece la función gastrointestinal y la eliminación de toxinas por parte del hígado.

Finalmente, consumir almendras regularmente, por su contenido de magnesio que es un relajante muscular, ayuda también al control de la sintomatología asociada a los quistes ováricos.

De forma local, para alivio de los síntomas han mostrado buenos resultados los masajes con aceites esenciales en el abdomen, ya que disminuyen el dolor y la inflamación. Pueden emplearse aceites como el de jazmín, almendras o geranio.

El calor local, es un buen método para la reducción de los calambres musculares o dolor en el abdomen debido a los quistes ováricos. Se puede usar una almohadilla térmica o una compresa de agua caliente en el abdomen bajo, por lo menos durante 15 minutos por día para el alivio del dolor.

Otras medidas que pueden emplearse son los baños con aceites o sales como la sal de Epsom; gracias a su alto contenido de sulfato de magnesio que actúa como un relajante muscular logra aliviar el dolor.


A pesar de esta gran variedad de remedios naturales de los que dispone, no hay que olvidar que los quistes ováricos pueden tener múltiples causas, cada paciente es un caso particular, y muchos de estos productos naturales no eliminan quistes ya formados, solo alivian los síntomas, por lo que ante cualquier inquietud lo más recomendado es acudir al médico y consultarle acerca de estas opciones.